Trastornos de personalidad

La personalidad sana es un conjunto de rasgos que si se encuentran en equilibrio permiten al individuo adaptarse a la vida diaria. Cuando los rasgos sobrepasan unos límites podemos hablar de trastornos de personalidad, caracterizados por la rigidez y la impermeabilidad del pensamiento, conducta y emoción.

Nuestro equipo de psicólogos especialistas diseñarán un tratamiento especifico para el trastorno de personalidad del paciente teniendo en cuenta la gravedad y la situación del mismo. Te ayudamos a conocer y controlar tus sentimientos, estado de ánimo y pensamientos para que tu salud mental sea la mejor.

Existen distintos tipos de trastornos de personalidad detectados y que requerirán de un enfoque o psicoterapia adaptada a las características de cada paciente. Desde nuestra clínica de psicología ponemos a tu disposición un completo equipo de psicólogos colegiados capaz de generar los recursos necesarios al paciente para afrontar situaciones que son complicadas de gestionar de manera autónoma hasta ahora, y que suponen un perjuicio en su día a día.

¡Primera cita GRATIS!

Consulta con nosotros para conseguir una primera cita gratuita en terapia presencial u online. ¡Descubre como podemos ayudarte!

Trastorno de la personalidad por evitación

Se caracteriza por un patrón general de inhibición social, sentimientos de inferioridad y una marcada hipersensibilidad a las críticas y la evaluación negativa que se da en diferentes contextos afectando a las áreas más importantes de funcionamiento. El mecanismo de afrontamiento generalizado es la evitación.

Para diagnosticar el trastorno es necesario que se den cuatro o más de los siguientes ítems:

  • Evitar trabajos o actividades que impliquen contacto con otras personas por miedo a la desaprobación o el rechazo
  • Evitar relacionarse con la gente si no hay certeza de que va a agradar
  • Represión en las relaciones íntimas por temor al ridículo o ser avergonzado
  • Preocupación por las críticas y el rechazo en las interacciones sociales
  • Verse como socialmente inepto, poco interesante o inferior a los otros
  • Inhibición en las situaciones interpersonales nuevas debido a sentimientos de inferioridad
  • Extremada reticencia a correr riesgos personales o iniciar nuevas actividades

Trastorno paranoide de la personalidad

Se define por la desconfianza y la suspicacia de forma que las intenciones de los demás son interpretadas fácilmente como amenazantes y maliciosas maliciosas en diversos contextos:

  • Sospecha sin una base suficiente de que los demás se van a aprovechar, le van a hacer daño o le van a engañar.
  • Se preocupa acerca de la lealtad o fidelidad de amigos, socios e incluso la pareja.
  • Se muestra reticente a confiar en los demás por temor a que la información que comparta sea utilizada en su contra.
  • Percibe ataques a su persona que no son reales para los demás y reacciona con ira, alberga rencores durante mucho tiempo.

En nuestra experiencia clínica hemos comprobado que las personas con este trastorno no son conscientes de cómo su actitud hostil influye en las reacciones de los demás, por lo que tienden a entrar en un círculo vicioso en el que se refuerzan sus temores de ser rechazados.

Trastorno obsesivo compulsivo de la personalidad

Se trata de un patrón generalizado de preocupación por el orden, el control mental e interpersonal y el perfeccionismo a expensas de la espontaneidad, la flexibilidad y la eficiencia que se produce en diferentes contextos.

Algunos comportamientos típicos del trastorno son los siguientes:

  • Preocupación hasta el punto de perder de vista el objetivo principal de una actividad, por los detalles, las normas, el orden y los horarios
  • Perfeccionismo que hace que sea incapaz de dar por acabada una tarea, ya que no cumple con las autoexigencias que se impone
  • Dedicación excesiva al trabajo y a la productividad con exclusión de las actividades de ocio y relaciones de amistad
  • Inflexibilidad y terquedad en temas de moral, ética o valores
  • Incapacidad para tirar los objetos inútiles o gastados, incluso cuando no tienen un valor sentimental
  • Reación a delegar en otros, a no ser que se sometan exactamente a su manera de hacer las cosas
  • Estilo avaro en los gastos respecto a uno mismo y a los demás
  • Rigidez y obstinación

Trastorno de la personalidad por dependencia

Se caracteriza por una necesidad generalizada y excesiva de que los demás se ocupen de uno mismo, que ocasiona un comportamiento de sumisión y temores de separación que se da en varios contextos.

Algunas manifestaciones son las siguientes:

  • Dificultades para tomar decisiones si no cuenta con un excesivo consejo y reafirmación de los demás
  • Dificultades para expresar desacuerdo por temor a la pérdida de la aprobación o apoyo
  • Dificultades para iniciar proyectos o para hacer las cosas a su manera debido a la falta de confianza en su propio juicio o capacidades
  • Prestarse voluntario para realizar tareas desagradables movido por el deseo de lograr protección y/o aprobación
  • Sentirse incómodo o desamparado cuando se está solo debido a temores sobre ser incapaz de cuidar de sí mismo
  • Al terminar una relación importante, búsqueda urgente de otra relación que le proporcione el cuidado y el apoyo que necesita
  • Preocupación no realista por miedo a que le abandonen y tenga que cuidar de sí mismo

Trastorno esquizoide de la personalidad

Se trata de un patrón de distanciamiento de las relaciones interpersonales y de restricción de la expresión de las emociones que se da en diversos contextos.

Los síntomas más importantes son los siguientes:

  • La persona ni desea ni disfruta de las relaciones con otros, no tiene amigos íntimos ni personas de confianza y se muestra indiferente a los halagos o críticas de los demás
  • Existe un escaso interés en mantener relaciones sexuales con otra persona
  • Muestra frialdad emocional, distanciamiento afectivo

En ocasiones, al formar una pareja se producen dificultades principalmente derivadas de no expresar las emociones y se toma conciencia de la frialdad que para uno mismo no suponía un motivo para buscar ayuda.

Trastorno histriónico de la personalidad

Un patrón de excesiva emotividad y búsqueda constante de atención que se da en diferentes situaciones:

  • No se siente cómodo en las situaciones en las que no es el centro de atención
  • La interacción con los demás suele estar caracterizada por un comportamiento provocador o sexualmente seductor
  • La expresión emocional es superficial, teatral, exagerada y rápidamente cambiante
  • Utiliza permanentemente el aspecto físico para llamar la atención sobre sí mismo
  • Es muy influenciable por los demás o por las circunstancias
  • Considera sus relaciones más íntimas de lo que realmente son

Trastorno esquizotípico de la personalidad

Normalmente, se caracteriza por déficits sociales e interpersonales que se asocian a malestar agudo y a una capacidad reducida para establecer relaciones personales así como distorsiones del pensamiento y excentricidades en la conducta.

Las manifestaciones más habituales son las siguientes:

  • Ideas de referencia
  • Creencias extrañas o pensamiento mágico que influye en el comportamiento y no es compartido culturalmente
  • Experiencias perceptivas inusuales
  • Pensamiento y lenguaje raro
  • Suspicacia o ideación paranoide
  • Afectividad inapropiada o restringida
  • Comportamiento o apariencia excéntricos
  • Falta de amigos íntimos
  • Ansiedad social excesiva que no disminuye con la famiilarización y se asocia a termores paranoides

Trastorno narcisista de la personalidad

La personalidad narcisista se caracteriza por un patrón general de grandiosidad, una necesidad de admiración y falta de empatía en las relaciones con los demás.

Presenta diversas características:

  • Tiene un exagerado sentido de autoimportancia, exagerando los logros y las capacidades y espera ser reconocido como superior, sin unos logros proporcionados.
  • Está preocupado por fantasías de éxito ilimitado, belleza, poder o amor imaginario.
  • Cree que es especial y único y que solamente puede ser comprendido por personas especiales o de alto estatus.
  • Exige admiración excesiva y tiene expectativas no razonables de que estas se cumplan.
  • Interpersonalmente es explotador, aprovechándose de los demás para conseguir sus metas.
  • Carece de empatía, es reacio a reconocer las necesidades y sentimientos de los demás.
  • Frecuentemente siente envidia y cree que es envidiado por los demás.
  • Presenta comportamientos arrogantes y soberbios.

La personalidad narcisista suele ser una coraza que la persona ha construido para proteger la pobre imagen que oculta de sí mismo, bien por no haber sido reconocido como suficientemente bueno por sus figuras de apego o por haberlo sido en exceso y de una forma poco realista. Por ejemplo, diciéndole que era el más listo o el más guapo y generando una necesidad de ser "el mejor".

Trastorno límite de la personalidad

Se encuadra en la inestabilidad, tanto en las relaciones interpersonales como en la autoimagen, y por una marcada impulsividad.

Se da en diversos contextos:

  • Esfuerzos frenéticos para evitar el abandono, sea real o imaginario
  • Relaciones inestables e intensas, caracterizadas por la alternancia entre los eremos de idealización-devaluación
  • Alteración de la identidad, autoimagen persistentemente inestable
  • Impulsividad que es potencialmente dañina en gastos, sexo, abuso de sustancias, conducción temeraria, alimentación
  • Comportamientos, amenazas o intentos suicidas recurrentes
  • Comportamiento de automutilación
  • Inestabilidad afectiva debido a la reactividad del estado de ánimo, episodios de intensa irritabilidad o ansiedad
  • Sentimientos crónicos de vacío
  • Ira inapropiada e intensa y dificultades para controlar su expresión, enfado constante, peleas físicas
  • Ideación paranoide transitoria relacionada con el estrés o síntomas disociativos graves
¡Primera cita GRATIS!

Te ayudamos a conseguir las herramientas necesarias para afrontar problemas derivados de este tipo de trastornos de personalidad mediante tratamiento psicológico.